Hipertensión

La presión arterial alta (hipertensión) es una afección frecuente en la que la fuerza que ejerce la sangre contra las paredes de tus arterias con el transcurso del tiempo es lo suficientemente alta como para poder causarte problemas de salud, como una enfermedad cardíaca.

CENUBA | Dr. Christian Rodas

La presión arterial está determinada tanto por la cantidad de sangre que el corazón bombea como por el grado de resistencia al flujo de la sangre en las arterias. Cuanta más sangre tu corazón bombee y cuanto más estrechas estén tus arterias, mayor será tu presión arterial.

La mayoría de las personas con presión arterial alta no tienen signos ni síntomas, incluso si las lecturas de presión arterial alcanzan niveles peligrosamente elevados.

Algunas personas con presión arterial alta pueden tener dolor de cabeza, dificultad para respirar o sangrado nasal, pero estos signos y síntomas no son específicos y, por lo general, no se presentan hasta que dicho trastorno alcanza una etapa grave o potencialmente fatal.

Existen dos tipos de presión arterial alta.

Hipertensión primaria (esencial)

En la mayoría de los adultos, no hay una causa identificable de presión arterial alta. Este tipo de presión arterial alta, denominada hipertensión primaria (esencial), suele desarrollarse gradualmente en el transcurso de muchos años.

Hipertensión secundaria

Algunas personas tienen presión arterial alta causada por una enfermedad subyacente. Este tipo de presión arterial alta, llamada hipertensión arterial secundaria, tiende a aparecer repentinamente y causa una presión arterial más alta que la hipertensión primaria.

¿Cuándo consultar con el médico?

Mantener tus niveles de colesterol se logra cambiando de estilo de vida y hábitos alimenticios, acude con un profesional que te ayudará a lo largo del proceso.

¡Agenda una cita!

Complicaciones

La presión arterial alta no controlada puede ocasionar complicaciones como las siguientes:

  • Ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.
  • Aneurisma.
  • Insuficiencia cardíaca.
  • Vasos sanguíneos debilitados y estrechos en los riñones.
  • Vasos sanguíneos engrosados, estrechos o rotos en los ojos.
  • Síndrome metabólico.
  • Problemas de memoria o comprensión.
  • Demencia.

Factores de riesgo

La presión arterial alta tiene muchos factores de riesgo, tales como:

  • Edad.
  • Antecedentes familiares.
  • Sobrepeso u obesidad.
  • Falta de actividad física.
  • Consumo de tabaco.
  • Alto contenido de sal (sodio) en tu dieta.
  • Cantidad insuficiente de potasio en tu dieta.
  • Consumo excesivo de alcohol.
  • Estrés.

Recomendaciones

Hacer un cambio en los hábitos alimenticios y realizar ejercicio frecuentemente puede ayudarte a reducir tus niveles de colesterol en la sangre, y con ello, podrás mejorar tu circulación, además de eso, se recomienda visitar a un especialista el cual te ayudará en encontrar un tratamiento que se adecue a tus necesidades.